REPUBLICA DE WEIMAR

(Republic of Weimar - Inflation)

La República de Weimar fué el régimen político y el periodo histórico que tuvo lugar en Alemania entre los años 1919 y 1933. Una de las caracteristicas de esta época fué la hiperinflación. Tras la Primera Guerra Mundial, Alemania tuvo que aceptar unas condiciones de paz humillantes, entre ellas el pago de elevadas indemnizaciones a los vencedores. El gobierno alemán, agobiado por las deudas, imprimió grandes cantidades de papel moneda. La consecuencia inmediata fué el aumento de la inflación. Los precios subían cada día. Un ejemplo de este descontrol lo constituye el billete de metro que pasó de 0,10 marcos en 1918 a... ¡¡¡150.000 millones!! cinco años más tarde.  

 

En 1923, franceses y belgas invadieron el Ruhr, una de las zonas más industrializadas de Alemania como medida de presión para que ésta reiniciase los pagos que había suspendido unilateralmente. El gobierno alemán incitó a la resistencia pasiva y como compensación a los industriales alemanes que se habían visto obligados a paralizar su producción, siguió emitiendo gran cantidad de moneda. La ruina de los pequeños ahorradores, el empobrecimiento de los asalariados y el desempleo, provocaron serios problemas sociales y el descrédito de la República de Weimar.

 

 

La población necesitaba cuantiosas cantidades para ir a la compra, por lo que incluso transportaban el dinero en carretillas. En otras ocasiones, como en la foto que adjunto, los niños jugaban con montañas de billetes cuyo valor era inferior al del papel en que estaban impresos.

 

 

En esta situación, la gente se apresuraba a gastar su dinero según lo cobraba, ya que ahorrarlo o guardarlo, suponía la pérdida de la mayoría de su valor. Las tiendas llegaron a modificar los precios de los productos cada media hora y de un día para otro una botella de leche podía multiplicar su precio por cien. En las fábricas, los jornales se pagaban a diario y tras el pago se hacían pausas especiales para que los trabajadores corrieran a las tiendas a conseguir productos de primera necesidad. Las amas de casa incluso llegaron a alimentar el fuego de las cocinas con papel moneda, ya que la madera tenía más valor que el dinero en sí.

 

 

Imaginaos sentaros en una cafetería donde el café vale 5.000 marcos pero que, a la hora de pagar, el camarero te pide ya 8.000. Un kilo de pan de centeno, básico en la dieta alemana, costaba 163 marcos en enero de 1923, más de diez veces ese precio en julio, 9 millones de marcos el 1 de octubre, 78.000 millones de marcos el 5 de noviembre y 233.000 millones de marcos quince días después, el 19 de noviembre. Finalmente en 1924, Berlín logró estabilizar su economía y se detuvo la hiperinflación.

 

El dinero sin valor era barrido en las calles

 


Volver atras - Back to home